El Pacto de Varsovia

El 14 de mayo de 1955, hoy se cumplen 61 años, 8 países comunistas,  Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, República Popular de Albania, República Democrática Alemana, República Popular de Bulgaria. República Socialista de Checoslovaquia, República Popular de Hungría, República Popular de Polonia y República Socialista de Rumania, firman un tratado de defensa mutua: El Pacto de Varsovia

El Tratado de Amistad, Colaboración y Asistencia Mutua, más conocido como Pacto de Varsovia  por la ciudad en que fue firmado, fue un acuerdo de cooperación militar firmado en 1955 por los países del Bloque del Este. Diseñado bajo liderazgo de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), su objetivo expreso era contrarrestar la amenaza de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y en especial el rearme de la República Federal Alemana, a la que los acuerdos de París permitían reorganizar sus fuerzas armadas.

Aunque los países de la OTAN y los del Pacto de Varsovia no llegaron a enfrentarse en ningún conflicto armado, mantuvieron activa la Guerra Fría  más de 35 años.

En diciembre de 1988, Mijaíl Gorbachov, anunció la llamada Doctrina Sinatra, la cual establecía que la Doctrina Brézhnev sería abandonada y que los países de Europa del Este podrían hacer lo que consideraran conveniente.

La vigencia de la doctrina Sinatra contribuyó a la aceleración de los cambios que sacudieron Europa del Este a partir de 1989. Los nuevos gobiernos del este eran menos partidarios que los precedentes al mantenimiento del Pacto de Varsovia, y en enero de 1991 Checoslovaquia, Hungría y Polonia anunciaron que se retirarían el 1 de julio de ese mismo año. Al retirarse Bulgaria en febrero, el Pacto se vio disuelto a efectos prácticos.

La disolución oficial, aceptada por la Unión Soviética, se formalizó en la reunión en Praga el 1 de julio de 1991.

Enlaces de interés:
Historias siglo XX
Historia y biografías
Icarito Pacto de Varsovia
Guerra fria

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

Deja un comentario