La “cromatofobia”, el miedo a los colores,

Hace tiempo que tenia pendiente escribir un articulo sobre la “cromofobia”, el miedo irracional hacia los colores. Ante la insistencia de Luis Santos, colaborador de este blog y a sabiendas de que él mismo padece este miedo, en concreto hacia el color azul “cianofobia”, trataré de apuntar unas cuantas cosas interesantes.

En primer lugar señalaremos a la “cromofobia” como un tipo de fobia especifica, que se experimenta ante el terror irracional de exponerse ante los distintos colores. Su prevalencia en la población es minoritaria por lo que se trata de una fobia no muy común. Por tanto formará parte de esas fobias especificas encuadradas dentro de los trastornos de ansiedad y su estimulo fóbico será uno o varios colores, siendo el rojo y el blanco los mas temidos y asociados a este trastorno.

Para determinar esta cromofobia es necesario que este miedo sea irracional, incontrolable, persistente y que lleve al individuo a elaborar una conducta de escape ante la exposición de este estimulo.

Su sintomatología estará asociada a la ansiedad, de carácter intenso, llegando a a afectar al desarrollo normal del individuo. Podemos consultar los criterios para el diagnóstico de la fobia especifica DSM-V.

Sus síntomas físicos, los que llevaran al individuo a manifestar un incremento de la actividad del sistema nervioso autónomo generando sensaciones de temor ante ese estimulo esto es, ante determinado color o colores. Estos síntomas podrán variar desde un incremento en la tasa cardiaca, un dolor de cabeza, sequedad de la boca, experimentar un incremento en la tasa de respiración o una sudoración excesiva.

En cuanto a los síntomas cognitivos y conductuales, estos pasaran por la elaboración de una serie de pensamientos negativos irracionales que distan de la realidad, pues la simple exposición a un color, no produce amenaza alguna y por el contario este color, es interpretado como un estimulo altamente amenazador que dará lugar a dos conductas, la de evitación y la de escape.

La conducta de evitación, llevara al sujeto a desarrollar conductas que pasan por evitar el contacto con un estimulo completamente inofensivo que podrá llevar a la persona a desarrollar un sinfín de estrategias a desarrollar, para evitar la gran cantidad de espacios múltiples a evitar, en función del color o colores manifestados.

Por su parte la conducta de escape, ante la exposición al color temido y su malestar harán al sujeto desarrollar con anormalidad el desarrollo de su actividad diaria.

Para diagnosticar este tipo de fobia será necesario cumplir distintos criterios como:

  • Miedo o ansiedad intensa por uno o varios colores específicos (elemento fóbico).
  • El elemento fóbico casi siempre provoca miedo o ansiedad inmediata.
  • La alteración no se explica mejor por los síntomas de otro trastorno mental.
  • El elemento fóbico se evita o resiste activamente con miedo o ansiedad intensa.
  • El miedo, la ansiedad o la evitación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral u otras áreas importantes del funcionamiento.
  • El miedo o la ansiedad es desproporcionado al peligro real que plantea el elemento fóbico y al contexto sociocultural.
  • El miedo, la ansiedad o la evitación es persistente, y dura típicamente seis o más meses.

La aparición de este trastorno será debido a la asociación de un color determinado con unos atributos negativos, por tanto se trata de una respuesta condicionada que pudiera venir desencadenada tras haber experimentado situaciones traumáticas relacionadas con ese determinado color o mediante el aprendizaje viario a través de modelos.

En cuanto a su tratamiento, l igual que el resto de las fobias especificas, la psicoterapia formará parte del tratamiento con técnicas de desensibilización sistemática o de exposición  junto a otras técnicas que permitan al paciente rebajar el grado de ansiedad presentado y cuyos resultados en la actualidad se encuentran plenamente contrastados.

Para terminar y como curiosidad señalar como una cromatofobia repentina de Allen obligó a rodar Manhattan (1979) en blanco y negro. Aunque la crítica especializada la considera un homenaje a la ciudad de Nueva York, el propio director revelaría años después que la película en su totalidad es el resultado de la ingesta masiva de cantidades industriales del célebre cóctel homónimo. “No recuerdo haber rodado eso”, manifestó.

Siempre peculiar el Sr. Allen.

Descarga de artículos:
Tratamientos psicológicos eficaces para las fobias específicas

Miedo a los colores (cromofobia)

Fobias específicas

Melanofobia: así es el miedo al color negro

Las fobias mas raras

Bases neurológicas y psicológicas para la cromofobia

Las 40 fobias más raras que padecemos los seres humanos

Cromofobia

Las 10 cosas que no sabías sobre los colores

El miedo y sus formas extrañas

Crisofobia: el sorprendente e irracional miedo al color naranja

El Miedo A Los Colores: Términos, Asociados, Causas, Tratamiento

Xantofobia

El miedo al color blanco existe: así es la leucofobia

2 comentarios sobre “La “cromatofobia”, el miedo a los colores,

Responder a Psicólogos Cádiz Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *