El misterio de la tumba de Mary Jay

Dartmoor es una región situada en el centro del condado de Devon en Inglaterra.

La región de Dartmoor es muy conocida por ser el escenario de la novela de  Sir Arthur Conan Doyle, “El perro de Baskerville”  (1902), pero también porque en ella se encuentra el sepulcro de Mary Jay, una tumba situada en un cruce de caminos, una tumba común y corriente que sin embargo alberga un enigma, un misterio, un fenómeno inexplicable: a lo largo de todo el año la tumba aparece cubierta de flores frescas sin que nadie las haya colocado allí, se trata del “misterio del sepulcro de Mary Jay”

El sepulcro pertenece a Mary Jay una joven que vivió en la zona en el siglo XVII y que fue abandonada al nacer a la puerta del hospicio la casa de los pobres.

Sin título-1

Al crecer fue enviada para formar parte del servicio de una granja cercana, y con el tiempo comenzó una relación amorosa con el hijo del granjero que terminó en embarazó, lo que significó que fuera expulsada de la granja con su reputación hecha pedazos, lo que llevó a Mary Jay a tomar una trágica decisión, poner fin a su vida ahorcándose.

Al haberse suicidado no se le podía enterrar santamente y ninguna de las parroquias cercanas se quiso hacer cargo del cadáver, por lo que se le dio sepultura en un cruce de caminos.

No se sabe si desde entonces las hadas del lugar se hicieron cargo del cuidado del sepulcro, pero de lo que no hay la menor duda es que durante todo el año hay flores frescas adornando el lugar, lo que da lugar al misterio de sepulcro de Mary Jay.

 

Enlaces
Misterios
Mitología y Leyendas

 

 

 

 

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

Deja un comentario