El misterio del hombre de Somertom

A las 6:10 de la mañana del día 1 de diciembre de 1948, es descubierto en la playa de Somerton Beach, en Adelaida, Australia, el cuerpo de un hombre sin vida debajo de un poste de luz.

Cuando la policía llegó a la zona para inspeccionar el cuerpo, observó  como todas las etiquetas de las prendas de vestir que portaba, habían sido quitadas.

Gracias a sus pesquisas se logró averiguar que la chaqueta provenía de Estados Unidos, pero lo más extraño y misterioso del caso es que ni las  huellas del cadáver, ni los datos de su dentadura correspondían a nadie que hubiese vivido en Australia o que estuviese registrado, cosa del todo improbable, ni tampoco en ninguna de las bases de datos del resto de autoridades de diferentes países a las que enviaron los datos, era como si aquel hombre nunca hubiese existido en ningún lugar del mundo.

Si la policía estaba desconcertada el resultado de la autopsia, no ayudó a aclarar el caso, sino más bien todo lo contrario ya que desvelaba que el individuo en cuestión había gozado de una excepcional forma física hasta su muerte, pero también indicaba una congestión en el cerebro y en el estómago que podía ser causa de un envenenamiento, pero sin embargo en el cuerpo no se halló resto alguno de veneno… La autopsia también reveló algo extraordinario, que la longitud de su bazo era tres veces mayor de lo que debería.

Junto al cuerpo, por si no fuera suficiente, hallaron un maletín marrón, que parecía pertenecer a aquel extraño hombre, en cuyo interior no había más que ropa, sin etiqueta…

En el interior de un bolsillo oculto en el pantalón, la policía encontró un trozo de papel con las palabras “Tamam Shud”, suyo significado se entiende como “Terminado” o “Finalizado”. El trozo de papel parecía haber sido arrancado de una hoja de un libro, cosa que resultó ser así tras las investigaciones realizadas por la policía. Se trataba de una colección de poemas llamados “The Rubaiyaat Of Omar Khayyam”, pero no se trataba de una traducción cualquiera de ese poemario, sino de una muy especial y difícil de conseguir.

Este es el increíble caso del “Hombre de Somerton”, este es el “El caso Taman Shud “.
Misterios sin resolver
Historia extravagante
Tamam Shud

 

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

Deja un comentario