La desaparición de Oliver Thomas

Brecon, Gales, Nochebuena de 1909, había nevado y los alrededores parecían sacados de una postal.  La familia Thomas se preparaba para disfrutar un año más la Navidad, junto con varios amigos y vecinos. La velada fue avanzando en medio de una conversación agradable.

El jefe de familia, Owen Thomas, era un excelente anfitrión, y de su hospitalidad disfrutaban esa noche el comisario del pueblo, el veterinario y el pastor de una localidad vecina, todos acompañados de sus familias. En total eran quince personas.

Oliver Thomas, un niño de 11 años, salió de su casa para coger agua del pozo y de repente su familia y vecinos escucharon sus terribles y desgarradores alaridos. Todos salieron de inmediato y pudieron ver el rastro que Oliver había dejado sobre la nieve, unas pisadas que se interrumpían bruscamente antes de llegar al pozo, como si hubiese desaparecido sin dejar rastro o algo lo hubiese alzado por los hombros para llevárselo volando. De pronto todos volvieron a escuchar los gritos de 0liver, que, para sorpresa general, venían de encima de sus cabezas: “¡Socorro, me llevan! ¡Socorro, padre!”, le oyeron gritar. No veían nada y a gritos pidieron a Oliver que les indicara donde estaba, pero Oliver solo gritaba. Eran gritos de terror, gritos que se fueron desvaneciendo, como si fueran subiendo y alejandose

Nochebuena de 1909, algo bajó del cielo y se llevó al pequeño Oliver Thomas.

Enlaces:
MisteriosMisterios sin resolver
Oliver Thomas el niño desaparecido

 

 

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

2 comentarios sobre “La desaparición de Oliver Thomas

  1. Gracias de nuevo Carlos un vídeo muy interesante y que puede aclarar el caso….o.no…que la gente decida. Un saludo y gracias por visitar nuestro blog Carlos

Deja un comentario