Las misteriosas desapariciones del “Triangulo de Bennington”

En la zona de Vermont, situada en Nueva Inglaterra, Estados Unidos, podemos encontrarnos el llamado “Triángulo de Bennington”. Este lugar es una zona con densos bosques verdes que a cualquier amante de la naturaleza puede resultar un lugar maravilloso. Pero como todo lo creado por la naturaleza, aguarda en su interior un misterio. Por algunas razones que hasta ahora no se han descubierto se han dado desapariciones de personas de una forma enigmática. Estas misteriosas desapariciones de personas tuvieron lugar, entre los años 1945 y 1950 y siempre en el último trimestre del año, en los meses de Octubre, Noviembre o Diciembre. Las personas que se adentraron en esa zona boscosa y nunca volvieron a salir nunca volvieron a salir, eran de diferentes edades, sexos y lugares.

La primera desaparición ocurrida en el Triángulo de Bennington tuvo lugar en 1.945, el desaparecido era un hombre  llamado Henry MacDovell, que se había escapado de un manicomio en el que estaba recluido por ser el autor de la muerte de otro hombre y desapareció sin dejar rastro en ese lugar.

El 12 de Noviembre del mismo año, un hombre llamado Middie Rivers, guía de montaña, desapareció misteriosamente ante los ojos del grupo de turistas a los que acompañaba de regreso al campamento, nunca más fue visto ni se encontraron restos o pistas que dieran respuesta a este inquietante suceso a pesar de la intensa búsqueda realizada durante varios días por la policía local y un grupo de voluntarios.

El 01 de diciembre del año 1.946, una estudiante de dieciocho años de edad de nombre Paula Welden se adentró en los bosques de la zona con la intención de hacer senderismo de montaña. Esto es lo último que se supo de ella. Las pesquisas policiales no dieron ningún resultado.

Se rumorea que en el año 1.949 tres cazadores desaparecieron en el Triángulo de Bennington durante una jornada de caza, aunque no se ha podido investigar si esto es verdadero o simplemente una leyenda urbana.

El día 1 de diciembre de ese año un hombre llamado James E. Tetford protagonizó lo que parece ser la desaparición más extraña ocurrida en el Triángulo de Bennington, ya que desapareció mientras se encontraba en el interior de un autobús en movimiento. Los demás pasajeros declararon que si bien lo vieron en el autobús, cuando éste llegó a su última parada en Bennington, había desaparecido.

El 12 de octubre del año siguiente Paul Jepson, un niño de ocho años, desapareció de la vista de su madre mientras ésta realizaba tareas domésticas. La búsqueda fue exhaustiva, empleándose incluso perros para intentar seguir el rastro del niño, perdiendo el rastro en autopista cercana al bosque lo que hizo pensar que el niño fue secuestrado e introducido en algún vehículo que circulaba por aquella autopista.

La última las misteriosas desapariciones es la de una mujer llamada Frieda Langer. El 28 de Octubre de 1.950 Frieda fue de excursión con su primo y en un momento de la caminata, tropezó y cayó en un lugar que estaba anegado de agua. Frieda decidió volver al campamento para cambiarse de ropa y su primo se quedó en aquel lugar esperando que regresara. Frieda nunca llegó de vuelta al campamento. Se inició entonces un masivo operativo de búsqueda por tierra y por aire. La policía, bomberos, militares y voluntarios, participaron durante días rastreando toda la zona sin conseguir tampoco resultados aparentes. Pero siete meses más tarde el cuerpo de Frieda fue encontrado en un descampado que, curiosamente, ya había sido rastreado en los meses anteriores por la policía. Debido a las condiciones en que se encontraba el cuerpo y al tiempo transcurrido los forenses no pudieron determinar la causa de la muerte.

Si bien existen varias sobre las desapariciones del Triángulo de Bennington, ninguna de ellas logra explicar todas las desapariciones.

La primera teoría menciona la posibilidad que durante aquel periodo hubiera un asesino en serie por aquella zona. Otra sostiene que las desapariciones se debían a desgraciados accidentes de montaña. Pero como decimos son simplemente teorías, que a la hora de explicar cada una de las desapariciones quedan en evidencia.

Con el paso del tiempo las desapariciones dejaron de tener lugar, ¿pero te atreverías tú a adentrarte en el bosque?

Enlaces:
Las desapariciones del monte Glastenbury
El misterio del triángulo de Bennington
El triángulo de Bennington

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

Deja un comentario