El revisor fantasma

 

2 de enero de 1944, un tren sale de Madrid en dirección a La Coruña.

Debido a la proximidad con las fiestas navideñas, el tren iba lleno de gente que regresaba a sus casas después de pasar unos días con sus familias.

Se trataba del expreso correo 421, formado por 12 vagones tirados por una locomotora americana y en el que viajaban como entre 600 y 1000 personas, entre ellos militares y jugadores del equipo de fútbol Betanzos que regresaban de un partido.

Durante el viaje, una vez pasado León, concretamente en el puerto de Manzanal,  los operarios descubrieron que el tren tenía un problema de frenado, pero fueron obligados a continuar el trayecto ya que era imprescindible que el correo llegara  a su destino. A medida que bajaba el puerto comenzó a coger gran velocidad convirtiéndose en un caballo desbocado. Mientras, 2 operarios trabajaban en la estación de Torre del Bierzo con una locomotora de maniobras ajenos a la desgracia que se les venía encima. Fueron envestidos por el tren y salieron despedidos. El impacto fue aparentemente fuerte pero sólo había algunos heridos, pero debido al accidente la mayoría de los vagones quedaron atrapados dentro de un túnel.

La gente corrió a auxiliar a los heridos,cuando de repente un tren mercancías que circulaba en sentido contrario entro en el túnel a toda máquina sin saber lo que se iba a encontrar. El impacto fue brutal y el túnel, que se convirtió en un horno para los que se encontraban en su interior. Se oyeron disparos, probablemente de las armas de los militares que se encontraban dentro de los vagones atrapados, unos dicen que al no soportar morir de una forma tan terrible decidieron quitarse la vida de una forma rápida y sin sufrimiento, pero existe la posibilidad de que, aunque quizás alguno lo hiciera, el causante de los disparos fuera el propio fuego en contacto con la pólvora.

Se dijo que murieron entre 250 y 500 personas, pero lo cierto es que nunca se sabrá la cifra real.

Pero es aquí donde da comienzo lo mas extraño y misterioso del suceso, ya que unos días antes del accidente sucedió un hecho para el que aún no se ha encontrado respuesta. Pablo Herrero, un ciudadano respetado de la localidad de Astorga, fue a la guardia civil y declaró que el 31 de diciembre, 3 días antes de la tragedia, se montó en ese mismo tren y en la estación de Valladolid se subió un extraño revisor con su capote ferroviario y dijo a las personas que ocupaban el vagón en el que se encontraba que se había producido un accidente en los túneles de Torre del Bierzo y que había muchísimos muertos, tras decir esto se dió media vuelta y se bajos del tren.

Tras la extraña denuncia el juez especial de accidentes ferroviarios ordenó abrir una investigación a varios jefes de estación, con la intención de identificar al revisor fantasma. Lo primero que se planteó es que hubiera tenido algo que ver con el accidente. Pero lo cierto es que la investigación demostró que no hubo sabotaje alguno que causara aquella tragedia.

¿Quién sería aquel misterioso personaje? ¿Y cómo podía saber lo que iba a ocurrir 3 días antes de que ocurriera? … Pudo ser una premonición o un posible viajero en el tiempo, quién sabe… sea como fuere es todo un misterio aún hoy en día sin resolver…

Enlaces:
El revisor fantasma

 

 

Afcionado a la lectura y a la escritura os dejo aquí, con mi cajón de sastre.

Deja un comentario