Síntomas neuropsiquiátricos en personas con demencia relacionados con el confinamiento por la pandemia de la Covid-19

Artículo publicado en la revista de «Neurología (edición electrónica)», año 2022, vol.74(3), 83-92, por los autores, Mónica Sánchez García, Teresa Rodríguez del Rey, Enrique Pérez Sáez y Francisco Gay Puente, del Centro de Referencia Estatal del Atención a Personas con Enfermedad de Alzheimer y otras Demencias, bajo el título «Síntomas neuropsiquiátricos en personas con demencia relacionados con el confinamiento por la pandemia de la Covid-19. Revisión sistemática exploratoria».

Tipo de documento: revisión
Tipo de publicación: revista.

En pacientes con deterioro cognitivo leve y demencia, son frecuentes los síntomas neuropsiquiátricos, que pueden aparecer o exacerbarse ante los cambios en la rutina y el entorno habitual del paciente. La situación de confinamiento durante la pandemia de la COVID-19 ha supuesto un cambio en la vida cotidiana de la población general, con especial impacto en los grupos más vulnerables, como los pacientes con afectación cognitiva.

Objetivo: conocer la repercusión de las medidas de confinamiento y cuarentena impuestas por la pandemia de la COVID-19 en la sintomatología neuropsiquiátrica en personas con deterioro cognitivo leve (DCL) y demencia.

Materiales y métodos: revisión sistemática exploratoria, siguiendo las directrices PRISMA, de artículos en las bases datos PubMed y PsycINFO publicados entre enero de 2020 y abril de 2021, que relacionaron el confinamiento por la COVID-19 con la presentación o el empeoramiento de síntomas neuropsiquiátricos en pacientes con DCL o con demencia.

Resultados: El confinamiento por la COVID-19 ha supuesto un importante impacto psicoemocional en la población general y ha afectado de manera más grave a los grupos especialmente vulnerables, como los que padecen DCL o demencia. En este grupo se ha objetivado un detrimento drástico tanto en las capacidades cognitivas y físicas, como en la esfera psicoconductual, han aparecido nuevos síntomas o han empeorado los ya existentes, con la consecuente repercusión negativa en la evolución de su afectación cognitiva, en su calidad de vida y en la carga del cuidador principal.

Todo ello lleva a recapacitar sobre la importancia de fomentar, por una parte, el contacto social en las personas con deterioro cognitivo y demencia, evitando las situaciones de aislamiento y de baja estimulación, y, por otra, las terapias no farmacológicas que reducen el impacto de las consecuencias negativas de la enfermedad y mejoran la calidad de vida de quienes la sufren y sus cuidadores.

Consulta el artículo:
Síntomas neuropsiquiátricos relacionados con el confinamiento por COVID-19.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.