Una nueva y moderna adicción, la de las nuevas tecnologías

Que las nuevas tecnologías forman parte de nuestras vidas, es sin  lugar a dudas un hecho incontestable. La evolución surgida durante los últimos años ha dejado en mínimos las expectativas generadas hace un par de lustros.

Nos levantamos y nos acostamos interaccionando con la tecnología en sus diferentes formas y el tiempo intermedio quien más o quien menos utiliza  esta como herramienta de trabajo. Internet por su parte ha marcado un antes y un después  en el desarrollo tecnológico y ha generado un gran impacto en los jóvenes a los que sin duda en la gran mayoría de los casos ha proporcionado múltiples beneficios.

-decaleg_fin_cast

Pero por el contrario son muchos los casos en los que una utilización inadecuada de Internet, una falta de control en su uso, pueden dar lugar a  diversos trastornos y  patologías cuyos efectos pueden acarrear serias consecuencias. Conceptos como la “nomofobia” (miedo a salir de casa sin teléfono móvil), “tecno ansiedad”, “pánico a no estar conectado al móvil”, forman parte de nuestro lenguaje y son múltiples las alertas generadas en torno a este tipo de problemas, alertas que  debieran ser detectadas antes de que una simple afición se pueda convertir en una adicción.

Esta adicción, esta pérdida de control y uso dañino de la tecnología, cobra especial relevancia cuando afecta a los más jóvenes, pues los síntomas manifestados parecen ser similares a los de otros tipos de adicciones. Así pues, la prevención deberá ser una parte fundamental en el día a día y por tanto  la  programación de  distintas habilidades preventivas en los diferentes marcos que rodean al niño (familiar, escolar u otros), una seguridad.

No es extraño tampoco observar en los jóvenes, cierta obsesión a veces enfermiza por estar en posesión de los últimos accesorios, gadgets electrónicos, aplicaciones varias, que no hacen más que generar un ansia desmesurada, unas implicaciones mucho más peligrosas  de lo que a priori pudieran resultar y así vemos como el uso inadecuado y esa obsesión por interaccionar en las diferentes redes sociales, pueden acabar atrapando al adolescente, produciéndole  un distanciamiento, una distorsión de la realidad a través de las falsas identidades construidas en ese mundo virtual.

Por tanto esa sintomatología común de aislamiento, de uso prioritario, de dependencia, ansiedad etc., con consecuencias a nivel psicológico, sociales, inclusive económicas deberán ser tratadas mediante un tratamiento eficaz, a través del  control de estímulos, la exposición gradual a los medios y una prevención de las recaídas, todo ello con el objetivo de lograr una buena gestión del tiempo y un uso controlado, como pauta general de la buena marcha de lo que podríamos denominar “vida normal” del niño, sin interferencias en el resto de las actividades cotidianas (estudio, amigos, familia, etc.) y donde las TIC (tecnologías de la información y comunicación) y resto de las tecnologías, deberán servirnos como útiles herramientas y no como armas de doble filo.

 Os dejamos con dos interesantes artículos. El primero de ellos publicado en la revista Psicothema 2010 vol.22, nº2 pp.180-188 ISSN0214-9915 CODEN PSOTEG bajo el título “Menores y nuevas tecnologías: conductas indicadoras de posible problema de adicción”, realizado por Francisco Javier Labrador Encinas y Silvia Maria Villadangos González de la Universidad Complutense, donde se pretenden evaluar la percepción subjetiva de peligro derivadas del uso de las Nuevas Tecnologías (NT),  identificación de conductas indicadoras de un posible problemas de adicción a estas tecnologías  y señalar directrices para el estudio de posibles comportamientos adictivos específicos de las NT.

Los resultados parecen indicar una correlación positiva entre el tiempo de uso y la percepción de problemas, así cuanto más usan los menores las NT, más consideran que pueden generales problemas. Igualmente llamativo resulta el caso del móvil, donde la conducta de “consultar con frecuencia” consistente en mirar con insistencia la pantalla para ver si hubo alguna llamada o SMS puede ser indicadora del nivel de dependencia.

El segundo, publicado en la revista Adicciones 2010 vol.22 nº 2 pp. 91-96 y con el título “Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales en jóvenes: un nuevo reto” bajo la dirección de Enrique Echeburúa y Paz de Corral, se aborda el problema del uso inadecuado de Internet relacionado con variables psicosociales, tales como la vulnerabilidad psicológica, los factores estresantes y el apoyo familiar y social, se establecen estrategias de prevención y se reflexiona sobre la adicción a Internet y a las redes sociales como posibles manifestaciones secundarias a otras adicciones principales, al ocupar estas una parte central en la vida del adolescente.

Enlaces:
Menores y nuevas tecnologías
Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes sociales

 

“La verdadera ignorancia no es la ausencia de conocimientos, sino el hecho de negarse a adquirirlos”

Karl Popper

Deja un comentario